La movilidad y la independencia son factores importantes en la calidad de vida de una persona. En el caso de las personas dependientes, es aún más importante mantener la movilidad como medio para conservar la independencia y reducir la carga de los cuidadores. Las personas dependientes pueden experimentar una serie de beneficios físicos y psicológicos derivados de la movilidad, y deben realizarse esfuerzos significativos para ayudar a quienes han perdido su movilidad a recuperarla o mantenerla.

Dispositivos de ayuda y ayudas para la movilidad

En muchos casos, recuperar y mantener la movilidad también requerirá el uso de dispositivos de ayuda, como sillas de ruedas, bastones, andadores para ancianos y calzado diseñado para mejorar la estabilidad general. Estos dispositivos pueden ser especialmente útiles para las personas con problemas de movilidad relacionados con la edad, así como para aquellas que experimentan una pérdida temporal de movilidad como consecuencia de una lesión o afección médica. Además de estos dispositivos, que pueden proporcionar un medio relativamente barato y eficaz de ayudar a una persona a recuperar cierto grado de independencia y autonomía, es recomendable que estos descansen sobre camas articuladas que eviten sobreesfuerzo o riesgo de quedarse postrado al no poder levantarse por si mismo.

Movilidad e independencia

Cuando una persona pierde la capacidad de desplazarse por sí sola, sin ayuda, su nivel de independencia puede verse gravemente afectado. Esto puede tener una serie de consecuencias para el individuo, como una mayor dependencia de los cuidadores y una reducción de la capacidad de participar en las actividades cotidianas. La movilidad es con frecuencia la clave para poder seguir viviendo en casa y realizar las tareas y actividades de la vida diaria. La posibilidad de hacerlo no sólo le proporciona una sensación de logro, sino que también le ayuda a mantener su independencia general y a mejorar su calidad de vida.

Beneficios físicos y psicológicos de la movilidad

Además de conservar la independencia, las personas con problemas de movilidad pueden obtener una serie de beneficios al mejorar su movilidad. Quizás el beneficio más inmediato sea la posibilidad de reducir el riesgo de caídas y lesiones, así como la menor dependencia de los demás para desplazarse. Con el tiempo, el ejercicio regular de movilidad puede proporcionar una serie de ventajas físicas adicionales: mejora de la fuerza, el equilibrio, la resistencia y la flexibilidad. Esto puede ayudar a reducir el riesgo de caídas, al tiempo que mejora la salud física general. Además, recuperar la movilidad también puede mejorar el bienestar psicológico, ya que las personas experimentan una reducción de los sentimientos de aislamiento, ansiedad y depresión.

Conocer y abordar los problemas de movilidad en las personas dependientes

Los problemas de movilidad en las personas dependientes pueden tener diversas causas de origen, tanto reversible como irreversible. El tratamiento de los problemas de movilidad suele implicar un enfoque multidisciplinar, ya que la mayoría de las personas necesitarán que varios profesionales sanitarios, como médicos, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales, realicen un análisis. Parte del análisis consistirá en examinar la medicación actual, ya que ciertos medicamentos pueden tener un impacto negativo en la movilidad. Una vez completado el análisis, los profesionales sanitarios pueden recomendar y desarrollar un plan de tratamiento destinado a gestionar y mejorar la gama de problemas de movilidad a los que se enfrenta el individuo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *