Sexo en la tercera edad: cómo enfrentar la vida sexual en la edad avanzada

Toda pareja sueña con tener una relación duradera, llena de amor y respeto, para así poder envejecer juntos.

En ese caso, en muchas parejas de edad avanzada, permanece intacto el deseo de continuar una vida sexual plena, activa y formidable.

Hay que señalar que, al llegar el envejecimiento, cada persona debe adaptarse a ciertos cambios físicos, de rutina, salud y emocionales para poder continuar la actividad sexual de la mejor manera.

Como todos sabemos, el problema sexual es uno de los más complejos en cualquier persona y en diversos casos no puede resolverse tan fácil, provocando ciertas frustraciones y afectando la vida sexual común.

Es por ello que aquí hablaremos en detalle, cómo enfrentar la vida sexual en la edad avanzada, algunos de los problemas más comunes, mitos, verdades, tabúes, cambios físicos y emocionales. ¡Continúa leyendo!

Verdades, mitos y tabúes

La sexualidad en la tercera edad es sin duda, un tema muy complejo y que puede preocupar a las personas mayores.

¿Has escuchado a una persona mayor hablar sobre la salud sexual en la vejez? Seguro no mucho, y es que este tema sigue siendo tabú en la sociedad y normalmente no se habla de él hasta que se presenta algún tipo de problema.

Por otro lado, existen mitos y creencias nada lógicas sobre la sexualidad en la tercera edad y aquí te hablaremos sobre ello.

En la vejez, los tabús y mitos sobre la sexualidad, pueden afectar a las personas de la tercera edad tanto a nivel físico como psicológico o emocional.

No hay duda que el proceso de envejecimiento, juega un papel clave en el desempeño de la sexualidad.

 Y es que el paso del tiempo puede influir en el patrón sexual y la disminución de la actividad sexual en las parejas.

Con el envejecimiento, se producen un conjunto de cambios anatómicos en los órganos sexuales masculinos y femeninos, acompañados de ciertas modificaciones funcionales del ciclo sexual.

Además, la libertad en la sexualidad, los deseos y otras cuestiones similares pueden disminuir o cambiar en la etapa de la vida adulta mayor.

Veamos algunos de los tabús y mitos más comunes relacionados con la vida sexual en la edad avanzada.

Las personas mayores no sienten deseo o interés sexual

Esto es totalmente falso, ya que las personas mayores aun sienten deseo o interés por continuar con la intimidad, las relaciones sexuales y el contacto físico.

Aunque esto puede disminuir en relación a la edad juvenil o adulta, en general el interés se conserva y la necesidad de tener relaciones sexuales sigue activa.

Si eres activo sexualmente en la vejez podrías afectar tu salud

Todo lo contrario, ser activo sexualmente a esa edad, mejorará la salud física y psicológica, además de aumentar el bienestar y la calidad de vida.

Solo en aquellos casos en donde existan problemas médicos debido a ciertas enfermedades, podrían afectar el rendimiento sexual en la vejez.

Las personas mayores no necesitan pareja o tener relaciones sexuales

Muchos piensan que en la vejez no es necesario la sexualidad, el placer, el deseo o el contacto físico.

Pero, estas afirmaciones están muy lejos de lo que realmente sienten las personas mayores. La intimidad, el amor, el sexo y el contacto son claves en cualquier etapa de la vida adulta, incluyendo la vejez.

La sexualidad es recomendada solo para los jóvenes

Esto es otro de los mitos y falsas creencias en torno a la sexualidad. No sólo los jóvenes disfrutan de las relaciones sexuales, en la etapa adulta y la vejez cuando también es placentera la sexualidad y en muchos casos hasta más cercana y amorosa.

La salud sexual en la vejez no es una cuestión tan importante

La salud sexual otorga mucho bienestar personal, social y psicológico, lo que se traduce en una mayor calidad de vida.

Y es que la intimidad, la sexualidad, el contacto físico, el deseo y el placer son aspectos muy importantes y por ello no deberíamos dejarlos en un segundo plano, aun en la tercera edad.

La recomendación es no renunciar a ello por tener una edad avanzada, ya que el bienestar que otorga la sexualidad plena, es una razón más que suficiente para mantenerla en toda nuestra vida.

No olvidemos que la salud sexual requiere de mucha tolerancia y respeto, por lo tanto, debe ser libre de discriminación o violencia.

Cambios fisiológicos y emocionales que afectan a la sexualidad en la tercera edad

Es normal que el envejecimiento origine algunos cambios físicos y emocionales, tanto en los hombres como en las mujeres. En este caso, estos cambios pueden afectar la sexualidad y por ello deberás conocer un poco sobre esto.

cambios físicos y emocionales en la tercera edad

Cambios fisiológicos

Unos de los primeros cambios fisiológicos en la mujer de edad avanzada, es su vagina. Y es que a medida que las mujeres envejecen, la vagina puede acortarse y estrecharse un poco más.

Al suceder esto, las paredes vaginales pueden volverse un poco más rígidas y delgadas. Así, mayoría de las mujeres de edad avanzada tendrán menos lubricación vaginal, y puede afectar un poco al momento de la relación sexual (penetración vaginal más dolorosa o menos deseable).

Para este problema de sequedad vaginal, se recomienda usar un lubricante a base de agua o preservativos lubricados para una penetración más cómoda.

En relación a los hombres, a medida que envejecen, la impotencia sexual o disfunción eréctil se vuelve más común.

Esta pérdida de capacidad para lograr y mantener una erección, puede hacer que un hombre de la tercera edad tarde más en lograrla, no sea tan firme o simplemente no suceda de manera natural.

La disfunción eréctil no suele ser considerada un problema si ocurre de vez solo en ocasiones, pero si es con mucha frecuencia, ya estamos hablando de un inconveniente mayor.

Todos estos cambios fisiológicos, deben ser consultados con un profesional médico en busca de una posible solución, para evitar así que puedan repercutir de forma negativa en la sexualidad.

Cambios emocionales

La sexualidad incluye no solo aspectos fisiológicos o físicos, sino también cuestiones emocionales. Y es que la forma de cómo se siente una persona, puede afectar positiva o negativamente todo lo relacionado con la vida sexual.

Hay casos en que parejas mayores tienen una mayor satisfacción en su vida sexual, que años atrás cuando eran más jóvenes.

Y es que, en esta etapa de adultos mayores, las personas tienen menos distracciones (con la tecnología, por ejemplo), mucho más tiempo disponible y una mayor privacidad.

Además, no hay riesgos de un embarazo y pueden disfrutar de una mejor intimidad con una persona que también lo desea.

Como ya citamos, a medida que las personas envejecen, el cuerpo también sufre algunos cambios.

Y en el caso de los adultos mayores, estos no se sienten muy a gusto con sus cuerpos ya envejecidos, algo que puede preocupar tanto a hombres como mujeres.

Todo esto junto a ciertos problemas sexuales, puede causar estrés y preocupación en los mayores, evitando que puedan disfrutar de una vida sexual plena.

 Las parejas mayores también pueden presentar algunas preocupaciones adicionales, relacionadas con enfermedades, falta de actividad laborar o social, y cambios en el estilo de vida. Estos aspectos también influyen negativamente a la hora de llevar una sexualidad placentera.

Por ello, es importante que el adulto mayor hable con su pareja de todas sus preocupaciones y tratar de consentirse a unos a otros

También puede ser muy útil hablar con un médico o terapeuta en busca de ayuda relacionados con la sexualidad.

 Los cambios emocionales pueden afectar a la pareja y a la vida sexual plena, por lo tanto, es algo a considerar al llegar a la tercera edad.

Factores Sociales

El condicionamiento o los factores sociales, también es un punto importante a la hora de enfrentar la vida sexual en la edad avanzada. Por ello, te daremos algunos detalles de interés:

Autopercepción del atractivo sexual

La persona mayor que tiene una autopercepción positiva de su cuerpo y de su pareja, podrá tener relaciones sexuales más placenteras.

Pero, suele suceder qué al llegar a la tercera edad, muchos no se sienten a gusto con su cuerpo (como ya comentamos), afectando de esa forma su vida sexual.

 Tabú sobre la sexualidad

Los hábitos culturales y sociales, generalmente no consideran apropiado hablar de la sexualidad en la tercera edad y esto influye en la posibilidad de que las personas mayores tengan su propia libertad sexual.

Dificultad para tener intimidad

Las personas mayores normalmente no viven solas en su vivienda o residencia, por ello, los momentos de intimidad suelen ser más difícil y prohibidos en muchos casos.

También te puede interesar:
La diabetes mellitus tipo 2 en personas mayores: causas, síntomas y tratamiento
La diabetes mellitus tipo 2

La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad metabólica que afecta, en gran medida, a aquellas personas mayores de 45 Leer más...

Cómo ocuparse del cuidado de personas mayores dependientes: prevención frente a la COVID-19
Como ocuparse de personas mayores en situación de dependencia

Los cuidados de una persona dependiente suelen ser uno de los trabajos que requiere mayor exigencia. Esto se debe a la Leer más...

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 1 Promedio: 5)
Espero que éste artículo te haya servido de ayuda. Si ha sido así puedes compartirlo con los siguientes botones. ¡Muchas Gracias!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario